Proyecto educativo

1. Titularidad

El Titular del centro es la Iglesia Cristiana Adventista del Séptimo Día, por lo que este se adscribe a los principios de la filosofía de la educación adventista.
El Colegio Urgell forma parte de la red de escuelas de la iglesia adventista.
Actualmente, esta red está formada por 7.842 instituciones educativas
distribuidas por todo el mundo con más de un millón ochocientos mil alumnos, y comprendiendo todas las etapas educativas, desde educación infantil hasta los estudios universitarios.
El Colegio Urgell es un centro privado concertado por el Departamento de Enseñanza de la Generalidad de Cataluña en todos sus niveles educativos: Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria.

2. Situación, entorno y contexto

El Colegio Urgell se encuentra situado a la Izquierda del Eixample de Barcelona. Este abrió sus puertas en octubre de 1960 para dar respuesta a las inquietudes de un conjunto de familias adventistas.
Desde sus orígenes, la escuela se ha caracterizado por ser un centro abierto al entorno y en la diversidad cultural y religiosa. Siempre se ha favorecido una atención familiar y individualizada donde el alumno ha sido el centro de interés de todos aquellos que forman
la comunidad educativa. Todo esto ha sido y es posible porque se trata de una escuela acogedora y de una sola línea.
Actualmente, la escuela atiende alumnos de muy diversa procedencia social, cultural y religiosa. Hay que decir que para la mayoría de las familias los aspectos espirituales representan un papel fundamental en su filosofía de vida.

3. Principios educativos

Entendemos que la educación depende de la filosofía de vida, del concepto que se tenga de la persona, de su naturaleza y de su sentido de trascendencia. Este enfoque determina la modalidad de todo nuestro Proyecto Educativo: el tipo de escuela que organizamos, los valores que queremos transmitir, el estilo acogedor y familiar, el perfil
del docente, los planteamientos financieros y el funcionamiento de todos nuestros servicios escolares.

El Colegio Urgell se vertebra en cinco principios que conforman su razón de ser y son la base de sus planteamientos educativos y sus actividades:

  • La educación en los valores del Evangelio.
  • El desarrollo integral y satisfactorio de nuestros alumnos.
  • El catalán como lengua de aprendizaje, vehicular y de conocimiento la cultura propia.
  • La cooperación con la familia y el compromiso con la sociedad.
  • La educación en la salud y el respeto por la naturaleza.

Además, como escuela nos proponemos la mejora constante para adaptarse a los retos y a las necesidades de una sociedad cambiante como la nuestra.

3.1. La educación en los valores del Evangelio.

El Colegio Urgell es una institución educativa que fundamenta su ideario en los principios y las enseñanzas de la Biblia, que constituye la base de nuestro sistema educativo, un centro de interés permanente y el punto de referencia transversal en todas las nuestras iniciativas.

Nos identificamos, por tanto, ante la sociedad como un colegio cristiano, fundado con la intención de formar personas que, a través de una educación integral puedan alcanzar una realización personal plena y puedan llevar a cabo el mejor servicio posible a favor de los
otros en todos los aspectos de la vida.

Fomentamos la integración del mensaje evangélico como eje transversal en todas las áreas del aprendizaje. Asimismo, la escuela ofrece un programa de conocimiento bíblico, de libre opción, fuera del horario escolar.

Como centro educativo no somos neutros: damos testimonio y ofrecemos un tipo de escuela participativa, arraigada, transformadora, acogedora y orientadora que acompaña en el crecimiento, enseña a compartir y crea espacios de libertad y reflexión.

Tenemos un estilo abierto, donde se respeta escrupulosamente la libertad de conciencia de todos los alumnos, los profesores y las familias, al igual que éstos han respetar el carácter propio del centro.

Como escuela nos proponemos potenciar los siguientes valores:

  • El sentido de la responsabilidad.
  • La reflexión y el sentido crítico.
  • La autoexigencia y el esfuerzo personal.
  • El respeto a uno mismo ya los demás.
  • La solidaridad, la cooperación y el espíritu cívico.
  • La tolerancia y el perdón.
  • El sentido de la paz, ligado al de la justicia e igualdad.
  • El respeto al entorno.
  • La esperanza en un mundo mejor, presente y futuro.

En este sentido, trabajamos con el deseo de que nuestros alumnos hagan sus dichos valores, fundamentados en el mensaje de Jesús y del Evangelio como una herramienta útil para
construir un mundo mejor.

3.2. El desarrollo integral y satisfactorio de nuestros alumnos.

Para nosotros, una educación satisfactoria es conseguir, en cada uno de los ámbitos educativos, el rendimiento óptimo de cada uno de los alumnos en función de sus aptitudes y limitaciones, y que aprendan a desarrollar todas sus capacidades.

El Colegio procura que los conocimientos que imparte estén ligados al
desarrollo vital del alumnado y que sean, por tanto, los adecuados para su momento evolutivo.

El Colegio desarrolla los procesos de enseñanza-aprendizaje en régimen de coeducación y fomenta actitudes de respeto y tolerancia hacia los demás y sus opiniones, siempre que éstas sean respetuosas con los Derechos Humanos y de los pueblos. Se pone especial atención a las minorías y personas con dificultades.

El Colegio, considerando la diversidad del alumnado, búsqueda estrategias que permitan una adaptación óptima en cada caso mediante actuaciones de acogida planificada y compartidas por todo el claustro de la escuela.

Todos los miembros de la comunidad educativa procuran crear un tipo de relación que fomente la seguridad y la autoestima de los alumnos favoreciendo el desarrollo de sus potencialidades personales, así como hacerles conscientes de sus progresos con el fin de estimularlos a seguir avanzando. En este sentido, consideramos importante trabajar la educación emocional en todos los niveles como un elemento fundamental de la su formación integral.

La evaluación del proceso educativo del alumno es continua y se valoran dos aspectos diferenciables: aprendizaje y actitudes. Las calificaciones son un punto de referencia para padres, maestros y alumnos, pero también se tienen en cuenta las circunstancias
personales de cada uno de los alumnos.

Para hacer posible la convivencia, en la escuela existe una normativa que hay respetar. Su incumplimiento por parte de los alumnos presupone una reflexión y una actividad reparadora en correlación a la falta cometida.

El Colegio hace uso de las nuevas tecnologías audiovisuales y de tratamiento de datos como herramientas pedagógicas, potenciando su utilización con espíritu crítico y creativo.

Las excursiones, visitas y salidas persiguen diversos fines: acercar los alumnos a la realidad en los aspectos naturales, sociales, técnicos y fomentar el afán de descubrimiento, favoreciendo al mismo tiempo los hábitos de convivencia y de respeto al entorno.

En cuanto a la educación deportiva, el Colegio fomenta el respeto a las reglas, el esfuerzo individual y en equipo y ayuda al alumno a descubrir sus posibilidades.

La competición de tipo deportivo, literario o artístico es entendida como un estímulo a la participación y la autosuperación y para aprender a relativizar los conceptos de victoria y derrota.

Los maestros tienen definidos unos programas con objetivos, contenidos y metodología y los revisan periódicamente. Se tiene presente que a medida que aumenta la edad de los alumnos debe progresar de unos programas más flexibles y globalizadores a un
enseñanza más especializado y prefijado.

El currículo del centro se ajusta a la normativa vigente. Sin embargo, de acuerdo a la capacidad de gestión que permite el principio de autonomía de centros, la escuela potenciará los siguientes aspectos:

  • El conocimiento de la Biblia y los principios del Evangelio.
  • La integración de la fe en los aprendizajes.
  • El aprendizaje del inglés desde la Educación Infantil y la utilización de ésta como lengua vehicular en materias no lingüísticas en la Educación Primaria y Secundaria.
  • La introducción del alemán como segunda lengua extranjera en la Educación Secundaria.
  • La expresión musical en todos los ámbitos de la escuela.
  • La implementación de las TIC de una forma integral en todas las materias.
  • La atención a la diversidad mediante grupos flexibles y otras herramientas.

Hacemos como escuela todo lo que está a nuestro alcance para que nuestros alumnos alcancen con creces las competencias básicas establecidas para cada etapa.

3.3. El catalán como lengua de aprendizaje, vehicular y de conocimiento del cultura propia.

El Colegio Urgell se define como una escuela catalana arraigada en la realidad del país procurando la integración de todos sus componentes en la sociedad catalana a través de nuestra lengua y nuestra cultura.

Creemos que es a partir del sentimiento vivo y positivo de pertenecer a una comunidad que una persona tiene posibilidades de sentirse ciudadano de una colectividad mucho más amplia.

Por tanto, entendemos la catalanidad no como un cierre en el mundo exterior, sino como una puerta abierta a la comprensión y apreciación de otras culturas y comunidades.

La lengua de comunicación oral y escrita es el catalán. Respetamos siempre, y hasta que la su adaptación lo haga recomendable, la lengua materna de los alumnos.

El Centro se marca como objetivo terminal que una vez finalizada la Educación Secundaria Obligatoria todos sus alumnos hayan alcanzado un dominio y un conocimiento completos de las dos lenguas oficiales de Cataluña.

3.4. La cooperación con la familia y el compromiso con la sociedad.

Los padres son los primeros educadores de los hijos. El Colegio complementa la acción educativa de la familia ya que ayuda a su hijo en el crecimiento y maduración. Esto exige unidad en el criterio educativo y una estrecha colaboración con las familias.

Nuestra responsabilidad se enmarca en el hecho de garantizar la mejor respuesta al compromiso mutuo que contraemos con las familias cuando nos eligen como sus colaboradores en una parte del proceso educativo.

La Escuela tiene presente la sociedad en la que está inmersa e intenta mejorarla en la medida de lo posible. Por lo tanto trata de hacerse eco de la realidad social, procura compensar, dentro de sus posibilidades, las desigualdades culturales y familiares.

El Colegio orienta a los alumnos y sus familias en las etapas finales de enseñanza secundaria obligatoria, de cara a escoger el camino más adecuado a las aptitudes e intereses los chicos y chicas.

La buena relación entre padres, tutores, profesores y dirección del Centro enriquece y da coherencia a la acción educativa y contribuye a conseguir un buen nivel en la formación integral de los alumnos.

3.5. La educación en la salud y el respeto por la naturaleza.

Como institución educativa fomentamos la promoción integral de la salud como un proceso amplio dirigido a favorecer la adquisición de actitudes y hábitos saludables.

Creemos que la educación para la salud es un recurso básico para el completo desarrollo físico, psíquico y social. Tiene una aplicación transversal y está completamente integrada en el proyecto educativo de centro.

La alimentación saludable, la higiene, la salud ambiental, la actividad física, el descanso, la prevención de las conductas de riesgo, la autoestima, la afectividad, etc. son algunos de los contenidos que se transmiten a los alumnos ya sus familias.

Consideramos que, en el caso de los adolescentes, la educación para la salud se hace especialmente necesaria. En esta etapa, la enfermedad se siente como una posibilidad muy lejana. Los chicos y las chicas aprenden nuevas formas de relación, a la vez que están
expuestos a influencias diversas y se sienten atraídos por el riesgo. Desde una perspectiva cristiana, el Colegio Urgell ofrece diversos programas formativos para el alumnado de Secundaria. Además, como escuela procuramos participar en todas aquellas iniciativas que
tienen como objetivo fomentar la salud y los hábitos saludables.

Entendemos la naturaleza como creación de Dios, por eso fomentamos el respeto por el medio ambiente y todas aquellas prácticas que tengan como finalidad la preservación de
el entorno natural.

Como centro organizamos actividades en las que nuestros alumnos puedan interactuar con la naturaleza para estimular a través de nuevas situaciones de aprendizaje la curiosidad por lo que los rodea.

4. Organización

El centro se organiza de acuerdo a la normativa oficial que regula el funcionamiento de los Centros Privados Concertados de Cataluña. Además, dispone de un Consejo Directivo, asociado a la Titularidad, que vela por el buen funcionamiento de la institución.

El Colegio, para garantizar la calidad, realiza periódicamente autoevaluaciones con el objetivo de mejorar constantemente todas sus áreas. Durante este proceso se tiene en consideración la opinión de toda la comunidad educativa.

Para garantizar la calidad del centro, la Adventist Accrediting Association lleva a cabo, cada cinco años, un proceso de acreditación de acuerdo a los parámetros que el Departamento de Educación de la Iglesia Adventista tiene a nivel mundial.

– Barcelona, ​​31 de 0ctubre de 2013